Noticias

Lo que realmente se necesita para llevar una vida más ‘fitness’

Lo primero que hay que entender es que el ‘fitness’ no es una práctica de 2 o 3 meses sino un estilo de vida que busca darle a su cuerpo herramientas como la resistencia aeróbica, la flexibilidad y la fuerza muscular y ósea, las cuales, acompañadas de una alimentación saludable, le permitirán alcanzar un equilibrio corporal adecuado para desarrollar actividades diarias como correr con sus hijos, levantar una caja pesada o subir escaleras sin perder el aliento. Y lo más importante es que puede prevenir enfermedades.

El ‘fitness’ no se adopta de la noche a la mañana. Por eso, comenzar con pequeños cambios en la alimentación es la mejor forma de encontrar motivación para no rendirse en la primera semana.

Disminuir el azúcar en el café de la mañana, acompañar las comidas con más vegetales que carbohidratos procesados, dejar los postres para los momentos más especiales o comerlos una vez a la semana, comer más frutas enteras que paquetes o jugos de cajita, o preferir los alimentos al vapor y no fritos, son pequeñas acciones que a mediano y largo plazo pueden hacer la diferencia entre estar o no saludables por dentro y por fuera.

Lo importante es que se dé el tiempo necesario para adaptarse a los cambios y que a medida que vea resultados en su estado físico y su nivel de energía encuentre la motivación suficiente para sumar nuevos hábitos que le permitan mantenerse en su propósito y disfrutar el proceso. Es por eso que eliminar alimentos de forma radical de su alimentación o hacer más ejercicio del necesario nunca será la mejor forma de empezar. Su cuerpo y su mente necesitan tiempo para adaptarse a los cambios.

Ejercicio: no se desboque

Igual que con la alimentación, el volumen y la intensidad del ejercicio que haga en el gimnasio o al aire libre debe ser progresivo. Si usted es de las personas que nunca han hecho ejercicio, no salga el primer día a correr 10 kilómetros, ni siquiera 5 kilómetros. Empiece por hacer 1 kilómetro o 2 a buen paso. Lo mismo en el gimnasio: no se dedique 2 horas completas a levantar peso o a hacer cardio. Comience por ejercicios básicos y con un peso que le exija, pero que no lo haga sentir que entrenar va a ser una tarea titánica. Dese la oportunidad de exigirle a su cuerpo, pero también de tenerle paciencia para ver cambios reales y saludables, pues con el tiempo la respuesta física será cada vez mejor.

Saque tiempo para cuidarse

Seguramente sacar el tiempo para hacer ejercicio o para preparar las comidas en casa no es fácil, pero contra lo que muchos piensan, el ‘fitness’ puede ser tan flexible como lo necesite. Recuerde que la idea es que se adapte a usted y a sus actividades, y no al revés.

Si se trata de entrenar, no es necesario que sean dos horas diarias, incluso con media hora 3 veces a la semana podrá ver cambios en su cuerpo, además no es mandatorio que entrene en un gimnasio. Hay muchas rutinas que pueden hacerse en casa sin más implementos que el peso de su cuerpo. No olvide tampoco que entrenar de noche o en las mañanas no hace la diferencia, lo importante es que pueda entrenar.

Por otro lado, cuidar la alimentación tampoco tiene por qué obligarlo a cambiar el menú de toda su familia o a preparar algo completamente diferente para usted. Lo más importante es que siempre encuentre un balance entre los carbohidratos, las grasas y la proteína que componen su plato, además de cuidar las porciones.

Tenga en cuenta que cualquier hábito en extremo es malo por más saludable que parezca y que si decide hacer del ‘fitness’ un estilo de vida lo primero que debe sentir es que su alimentación y entrenamiento son realmente sostenibles en el tiempo. Esa es la clave para ver resultados y no entrar en el ciclo de las dietas yo yo.

Cuatro consejos que le pueden ayudar

1. Dedique un día a la semana a cortar, lavar y porcionar alimentos que le ahorren tiempo a la hora de preparar sus comidas.

2. Siempre será mejor hacer algo de ejercicio que no hacer nada, incluso si es solo caminar.

3. Trate de variar sus comidas, siempre pensando en hacerlas lo más saludables posible. Comer lo mismo todos los días aburre a cualquiera.

4. Procure dejar las comidas menos saludables para las salidas con su familia o amigos los fines de semana. Y en estas ocasiones, evite excederse.

CAMILA SIERRA*
Para EL TIEMPO* Coach de fitness y nutrición. Titulada en la American Fitness and Nutrition Academy de California.